martes, 9 de octubre de 2012

Dormir

  Crecemos cuando dormimos, cambiamos de piel, nos hacemos viejos.  Decimos que vamos a dormir todo el tiempo, no tener más miedo, ser valientes. Dormir. Dormir. ¿Alguna vez sueñas con tus manos llenas de sangre? Yo sueño con mi rostro en un espejo, borroso, no sé si soy yo, pero estoy enfrente, mis manos son rojas, están húmedas. Voy a buscarte y tengo algo en mis manos. ¿Por qué crecemos? ¿Por qué crece nuestro pelo, nuestras uñas? ¿nunca has soñado conmigo y mis manos sucias? Vamos a dormir todo el tiempo. Hay eco en el cuarto, la cama abierta, la ropa sobre la silla. Alguien dice: Tienes que venir conmigo. Los espejos están vacíos ¿de dónde sale el eco? mi reflejo sucio, mis manos sucias, el cuarto y yo. El pelo  que envuelve mi cara crece cada vez más rápido, me ahoga, se mete en mi boca. La cama cada vez es más grande. Todo crece.  Tienes que venir conmigo, tienes que soñar conmigo, verme de cerca, desde más cerca. No voy a conocerte nunca, no voy a poder decirte quién soy. Mira mis manos rojas y mi cara borrosa, ni siquiera sé quien puedo ser, no puedo hacer que me ames. Solo quiero dormir contigo, hacer silencio, estar en paz.

1 comentario:

Joe Cummings dijo...

Interesting. I look forward to reading more. :)